fifawwc2015

Un mes bastó para darnos cuenta que el “jugar como niña” tiene otra connotación. Desde la primera ronda nos pudimos dar cuenta del nivel que con mucho trabajo ha llegado a tener el fútbol femenil. Los equipos llegaron totalmente concentrados, motivados y entregados.

El domingo se jugó la final, que quizás se definió para algunos desde el minuto 4, en el que #USA iba ganando con dos goles de Carli Lloyd. Aunque fueron dos grandes goles, nos quedo claró que #JPN no estaba del todo concentrado y de que en la cancha habían nervios; sin embargo, jamás dejaron las japonesas de pelear el balón y en varias ocasiones fueron superior a #USA.

#USA se va con su tercer trofeo de copa femenil a casa, habiendo dado un muy buen juego y una cátedra de lo que es obtener el triunfo, cuando un país se propone tomar enserio y crear un legado en el fútbol femenil.

Este mundial no sólo, nos deja con un gran sabor de boca en cuanto a nivel de técnica y físico que muchos países han logrado mantener, como Alemania, Estados Unidos, Noruega y Japón. Otros países como Inglaterra y Australia dieron de que hablar al dejar a un lado los complejos de pelear contra las potencias y mostrar la gran escuela técnica que traen. Y que decir de las Colombianas y las Ticas que a pesar de que no tienen el mismo apoyo económico y público que las selecciones de potencia, dejaron el corazón en la cancha y nos enseñaron que sí se puede jugar al tú por tú con esos equipos a los que se dice, debes tenerles miedo.

Pero como todo deporte y sobre todo el fútbol, no todo fue alegría y aplausos. Y en este caso las malas caras y la calificación reprobatoria se las lleva el arbitraje. Si bien es claro que el nivel del fútbol femenil ha crecido inmensamente, el arbitraje aún tiene sus reproches (como siempre). Hubieron muchísimos errores arbitrales que fueron no sólo factor de dar delantera algún equipo, pero incluso el gane del partido. En al menos tres de los partidos se dieron penales de “grapa”. En otros, pareciera ser que las señoritas juezas esperaban ver sangre para marcar obstrucciones, recargones y barridas fuertes. Las manos fueron algo de lo que más hubo y de lo que menos se marcó durante el campeonato, creemos… La juez central no es quien apuntarle el dedo, ya que para eso tiene tres auxiliares más para ayudar a ver lo que ellas a distancia no pueden.

En fin, si hay algo que aún tiene mucho por trabajarse es el arbitraje. Del fútbol no nos quejamos pues nos damos cuenta del trabajo que no solo la FIFA, pero las federaciones están haciendo (unas más que otras, obviamente) para subir el nivel de su fútbol. De lo que sí no hay duda es que el país de Canadá se lleva el premio a lo mejor del mundial… excelente organización en lo que se podía ver (por la tele, Internet, redes sociales, etc.), estadios llenos de gente disfrutando del deporte sanamente, en ambiente muy familiar y muchas de las veces alentando y aplaudiendo a selecciones que no eran la suya.

Esto es solo una reflexión general de los que fue la Copa Mundial Femenil de Canadá 2015, durante estas semanas estaremos subiendo más… pues hay mucho de que hablar de este hermoso deporte al que le llamamos … fútbol.